Albert Sabater Pla

Inicio    Biografía    Novelas    Artículos    Comprar   Contacto

Albert Sabater Pla

Sígueme en la
s redes sociales
  


   









Torpedo a TV3 y CATRądio
Torpedo directo a la veracidad informativa.







La maquinaria destructora del independentismo no ha dejado en ningún momento de hacer su trabajo. Algunas veces lo ha hecho a todas voces y sin sonrojo, como el pasado uno de octubre, donde mostró toda su fiereza, violencia y rabia contenida durante meses en los que no consiguió que el independentismo claudicara, abdicara de sus intenciones y bajara la cabeza para arrodillarse a los deseos del “ordeno y mando” del estado espaĖol.
El ridículo internacional y la vergüenza ajena expresada por muchos medios de comunicación extranjeros ante los hechos del uno de octubre han hecho suavizar, si cabe, la estrategia para erradicar el independentismo de Catalunya.

Ha quedado en evidencia que actuar de frente y de forma violenta ha conseguido el efecto contrario del que esperaban, sin duda por que las razones por las que se mantiene unido el independentismo son legítimas, justas y nobles, y ante esto no hay quien pueda hacer mella, sobretodo si tu ejemplo, es precisamente todo lo contrario: corrupción, ruptura, semilla del odio y el enfrentamiento sin justificación.

Es evidente que su estrategia ha cambiado. En una Europa que quiere venderse como la “tierra prometida” no caben los “tics” autoritarios de un Partido Popular que empieza a desprender un tufo a cadáver político.
La última de las ocurrencias, giro de tuerca, afecta de forma directa a la cultura catalana en forma económica.
La nueva interpretación de la ley de hacienda que pretende seguir la Jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, reclama ahora miles de millones de euros en impuestos al sector cultural en Catalunya.
El Ministerio de Hacienda espaĖol, bajo el mandato de Cristóbal Montoro, asegura que esta nueva interpretación de la ley no solamente afecta a Catalunya, y que se han abierto expedientes a otras televisiones y medios de otras comunidades autonómicas.
Hasta el momento, los únicos que han alzado la voz contra este nuevo proceder han sido los afectados catalanes: El Museo Nacional de Arte de CataluĖa (MNAC), el Museo de Arte Contemporáneo (Macba), el Centro de Cultura Contemporánea (CCCB), el Teatro Lliure y el Mercat de les Flors tienen expedientes abiertos en la Inspección de Hacienda, que les reclama un total de 7 millones de euros por el IVA de las subvenciones recibidas de las Administraciones entre 2013 y 2016.
A pesar de que no han salido a la luz reclamaciones de este tipo en otras comunidades autónomas (El país, 27/11/2017) Hacienda asegura que sí ha habido reclamaciones en forma de expedientes abiertos, pero que no puede hacerlos públicos al tratarse de información confidencial. Como siempre, siguiendo el característico oscurantismo del Gobierno espaĖol.

De lo que no hay duda alguna es la intención de torpedear una vez mas la línea de flotación del independentismo, esta vez trasladándolo al ámbito cultural, pero sobretodo al audiovisual y específicamente a TV3 y Catalunya Rądio, dos medios que han demostrado tener un valor informativo lejos del control y manipulación del que gozan el resto de medios espaĖoles, tal y como han seĖalado informes llegados desde medios periodísticos de todo el mundo que no han dudado en seĖalar la prensa espaĖola como uno de los brazos a disposición del corrupto y podrido gobierno espaĖol.
TV3 y Catalunya Rądio no son solamente líderes de audiencia, son la seguridad de una información veraz, comprometida con la realidad y equidistante, y eso no le conviene al Gobierno del Partido Popular, acostumbrado a manipular y corromper, como manzana podrida, todo aquello que toca.
TV3 y Catalunya Rądio despiertan conciencias, muestran una información bastante dentro de la neutralidad y de una calidad, muy lejos de la manipulación, que por ejemplo, pueda hacer Televisión EspaĖola de la que todos recordamos como un grupo de periodistas puso el grito en el cielo para dar evidencia de la manipulación informativa a la que les obligaban desde la dirección de la cadena.

Estos dos medios de comunicación molestan en sobremanera al sector unionista: cuentan las cosas como son. Cerrarlos sin dilación, incluso bajo la aplicación del famoso artículo 155 hubiera sido un escándalo de magnitud astronómica que hubiera vuelto a escandalizar a Europa y el mundo, y quizás, hubieran obtenido un apoyo sin igual de otros medios de comunicación mundiales.
Entonces, ņcómo resolver el tema de TV3 y Catalunya Rądio?: Ahogándolos económicamente. EspaĖa no puede permitirse nuevos escándalos judiciales ni collejas, mucho menos después de las conmovedoras imágenes que recorrieron el mundo el uno de octubre. Ahora los ojos están puestos no solamente sobre Catalunya, si no sobre la gestión que esta llevando a cabo Mariano Rajoy sobre el proceso de la independencia de Catalunya.

Que nadie dude que la intención de esta “reinterpretación” de la aplicación del IVA es puramente política y su finalidad es terminar, “torpedear”, la línea de flotación de la veracidad informativa en Catalunya.

Un pueblo ignorante, es un pueblo sumiso.