Albert Sabater Pla

Inicio    Biografía    Novelas    Artículos    Comprar   Contacto

Albert Sabater Pla

Sígueme en la
s redes sociales
  


   









Tabarnia, o el mal perder del unionismo.






Cuando creíamos que lo habíamos visto todo por parte del sector unionista: el apoyo a las porras, los exabruptos de sus políticos, las mentiras, manipulación de la información… llega, como si se tratara de una película rancia del Hollywood de bajo presupuesto de aquellas en las que se ven los decorados pintados a mano, Tabarnia.

Tabarnia es el producto de intentar juntar “Tarragona” con “Barcelona”, o como se la llama comúnmente: “Barna” eso si, con una pizca de imaginación peliculera tanto en la creación del nombre, que recuerda a “Narnia”, como en la justificación de su significado y necesidad.

La independencia de Catalunya está basada en hechos históricos mas que demostrados, mientras que Tabarnia no es mas que una nueva invención del llamado club del 155 para intentar debilitar y ridiculizar la unidad independentista que ha demostrado ser una realidad, a pesar de que el pasado 1 de octubre muchos aseguraran haber votado 3 veces en distintos colegios electorales o haber metido los votos de tres en tres. Las elecciones convocadas por Europa, es decir,  por M. Rajoy, han demostrado que los datos de los partidarios de la independencia son mayores de lo que muchos esperaban. Y eso ha puesto a mas de uno a temblar.

Tabarnia no es mas que el fruto de la frustración unionista por querer controlar el “cotarro”, igual que hacen con EspaĖa. Pero si echamos un vistazo a su supuesto territorio, en muchos de los municipios que incluyen ni siquiera alcanzan un 50% de votos unionistas, y solamente en 3 lo superan: TarragonŹs: 55,21%; Baix PenedŹs: 51,85% y Baix Llobregat con un 55,17%. En el resto apenas rozan el 45% de voto claramente unionista. Ni siquiera en Barcelona, la supuesta capital de su delirio por intentar frenar lo inevitable, alcanza el 50%

Quizás los Tabarnios, puedan conseguirlo si echamos un vistazo a los datos calle por calle, o incluso comunidad por comunidad. Puede que entonces consigan lo de “dividir “ famílias que tanto reclaman desde las EspaĖas, partiendo alguna comunidad de vecinos en dos, según hayamos votado… Con suerte me toque quedarme en Catalunya, pero me pidan el pasaporte cuando quiera bajar por la escalera de mi edificio. Un mal menor…

Tabarnia no es la invención de una de las amebas que se dedican a liarla en las manifestaciones o a agredir a independentistas, para eso hay que tener las neuronas conectadas entre sí. Tabarnia es la invención de alguno de los “cabezapensantes” del unionismo en un intento sociológico para que los propios secesionistas desmonten el independentismo desde dentro, usando después los argumentos para desmontar Narnia, perdón: Tabarnia, contra ellos mismos. – ņLo véis? Lo que decís contra Tabarnia es aplicable a la independencia de Catalunya.

Buen intento, tabarnianos, o tabarnios… pero con lo que no han contado vuestros titiriteros del IBEX es que la independencia de Catalunya no es solamente un sentimiento de territorio, se trata de algo mucho mas grande que escapa a la comprensión del “a por ellos”, del “que nos dejen actuar” o el cantar “que viva EspaĖa” de Manolo Escobar en Bruselas para calentar el frío ambiente.
Se trata de un escape. De escapar de un país decadente social, económica, política y culturalmente. Se trata del deseo de legar a nuestros hijos un futuro mejor que el “olé” de la tauromaquia, las mentiras de la peor prensa europea, la emigración “por que aquí los buenos sueldos los tienen unos políticos corruptos”, de la financiación prioritaria en defensa antes que en educación y sanidad, de los sueldos basura, de legislar a favor del poderoso, de las indemnizaciones por obras fallidas, autopistas y estaciones de AVE desiertas… la lista es infinita.

La invención de Tabarnia, desde el punto de vista del desguace del independentismo,  es un insulto a los mil heridos del 1 de octubre, al respeto democrático de los electores catalanes, a los políticos electos en las urnas y a todos y cada uno de sus ciudadanos que con un camelo insostenible históricamente pretenden que el frente independentista se autodestruya desde dentro.

Tabarnia, ņUna nueva estrategia ante unas segundas elecciones?
Sea como fuere, el pueblo catalán, todo, unionistas e independentistas, no son tan tontos para tragarse semejante película de marcianos en la que se ven los cables de las naves espaciales.

SeĖores de Tabarnia, no se si tendrán rey, presidente o jefe de estado por sorteo, pero hagan un mejor intento para desmontar lo que muchos llevan en el corazón y la mente: una meta mejor que la solera espaĖola. Catalunya huele a nuevo, a progreso, a futuro, a igualdad, a oportunidades… y eso no se desmonta con un guión de serie "B"