Albert Sabater Pla

Inicio    Biograf’a    Novelas    Art’culos    Comprar   Contacto

Albert Sabater Pla

S’gueme en la
s redes sociales
  


   









Espa–a de boina y porr—n.





Desde el cari–o a todos los espa–oles de bien que no les gusta esta Espa–a de hoy.


Espa–a, la naci—n en la que nunca se pon’a el sol. Tan grande, tan plena, tan fuerteÉ fuiste traicionada por tu propio orgullo. Bravata incontrolable, orgullo castizo, inmenso como los huevos de Osborne.

Espa–a unida en el fœtbol, en los torosÉ Áviva Espa–a! Gan— la final del mundial. ÁViva Espa–a! Gan— Nadal uno de sus torneos. ÁViva Espa–a! Por el deporte, los toros, las verbenas, el Roc’o, el fino y la manzanilla de la feria de Abril.

Viva la Espa–a profunda y diversa, la Espa–a rural de los bares, las tabernas de pueblo, las partidas de domin— de las tardes con carajillos y de parch’s los domingos despuŽs de la Òespa–oladaÓ de la tele.

Viva la Espa–a aborregada por el ocio y la televisi—n basura, la de los inocentes en las cunetas, de los desahucios y las familias abandonadas.
Viva la Espa–a que prefiri— salvar bancos y no personas, la de la pœnica, la de Pujol, la de Urdangar’n, la de la justicia igual para todos y diferente para poderosos. La de los 900 imputados, la de las organizaciones criminalesÉ
Viva la Espa–a de la de la casette de Manolo Escobar: ÁQue viva Espa–a! Tan viva, que la prefieren destruida, pero esto s’, unida, aunque sea por la fuerza.

Espa–a aborregada, gregaria, agilipollada y ciega, a la que le roban los derechos d’a a d’a. ÁGol de Ronaldo! ÁMarc— el Madrid! Y aqu’ no pasa nadaÉ
Viva la Espa–a del sof‡ y el sill—n, la del silencio futbolero, la del necio que todo lo cree, que se traga el anzuelo, ca–a y pescadorÉ La del que no se toma un minuto para activar su conciencia para discernir lo que le venden.

Viva la Espa–a que perdi— su territorio por su orgullo, por su chulesca posici—n ante todo. La de Òpor mis cojonesÓ, la de Òaqu’ mando yoÓ la que no sabe hacer pol’ticaÉ La del ordeno y mando. La de la cabra, de los tanquesÉ
Viva la Espa–a en la que se pone el sol mucho antes desde hace ya siglos. La que no supo mantener su grandeza por amor a la patria. La que sanciona las placas solares y tasa el sol Ácomo si fuera suyo!, la que quita subvenciones a cient’ficos, la que mete la mano en la bolsa de las pensiones sin piedad, la que destruye la sanidad, la educaci—n, Ásu futuro!É La que invierte en armas, aviones militares inœtiles e innecesariosÉ la de los hilillos de plastilina, la de Òaqu’ no ha habido referendoÓ

Viva la Espa–a de las pel’culas de Alfredo Landa y Paco Martinez Soria, que parecen de actualidad ahora mas que nunca. La de la boina y el porr—n. La del ovejero fil—sofo. La del tabernero eruditoÉ La del lelo que no hace nada para cambiar las cosasÉ

Viva la Espa–a que encarcela madres por comprar pa–ales con tarjetas robadas y libera a banqueros, estafadores de miles de millones que han hundido el pa’s en la miseria.

Viva la Espa–a casposa y m’sera de los medios manipulados, de la ceguera de muchos y la estupidez de otros. De los sabiondos, de los pedantes, de los pseudo-periodistas y pseudo-expertos.

Espa–a, despierta, sal de tu profundidad, el mundo ha cambiado. Abre los ojos, el mundo no es tu ombligo. Abre tu mente, otros piensan diferente y es igual de leg’timo que tu derecho.

ÁQue viva Espa–a! Si, Áque viva! De coraz—n, pero que deje vivir a los dem‡s. Espa–a querida, Espa–a amada, deja que otros sigan su camino, deja vivir diferente a aquellos que no desean tu manzana podrida.


Espa–a, tu cesto est‡ podrido, pero aœn quedan manzanas sanas, deja que se marchen de tu cesto.

ÁViva Espa–a! Pero que deje vivir a los dem‡s.