Albert Sabater Pla

Inicio    Biografía    Novelas    Artículos    Comprar   Contacto

Albert Sabater Pla

Sígueme en la
s redes sociales
  


   









El relevo de los CDRs.





EspaĖa, incapaz de ver mas allá de sus propias narices ayer volvió a hacer el ridículo con la valoración del seguimiento de la huelga llevada a cabo en Catalunya.
Esta vez el elegido para ello fue Juan Antonio Puigcerver, secretario general de interior y Director general de la policía, al afirmar que el seguimiento de la huelga general convocada por el sindicato minoritario “Intersindical CSC”, había sido mínima al no apreciarse una disminución del consumo eléctrico.

Lo que el ejecutivo del PP no ha sido capaz de observar es el mensaje que esta convocatoria de huelga llevaba oculto. No se trataba de dejar de trabajar. Apenas hubo piquetes en este sentido y la mayoría de comercios y trabajadores ocuparon sus puestos de trabajo como un día normal. Se trataba de demostrar que se puede parar Catalunya y controlar el territorio si de ello depende la república, y ayer Catalunya demostró con creces, que a pesar de que varios de sus líderes fueran encarcelados, son capaces de reorganizarse, esta vez a través de los llamados CDR (Comité de Defensa de la República) y paralizar las comunicaciones.

La ciudadanía se va empoderando cada vez mas. Día a día va quedando demostrado que todo esto no es la locura du un demente que ha decidido montar un paripé para ocultar sus supuestos trapos sucios, como intenta vender EspaĖa. Todo esto, ha nacido del pueblo, por el pueblo y para el pueblo. Lo único que ha hecho el ente político es intentar llevar a cabo el mandato de los ciudadanos de la forma mas legal e íntegra posible para culminar el deseo de independencia.

El ejecutivo espaĖol, podrá encarcelar todos los líderes políticos que quiera, pero ello no terminará con el mal llamado “desafío independentista”. Otros se levantarán y ocuparán los vacíos que hayan dejado los anteriores. La población está cansada y harta de un estado que utiliza la justicia a su antojo y lo hace, a demás, de forma autoritaria y arbitraria en una estrategia de alto riesgo que día a día empeora su propia imagen y prestigio internacional.

Las caceroladas, las manifestaciones pacíficas, los desgarradores gritos de libertad, no están surtiendo la respuesta esperada por parte de Europa, una Europa completamente politizada por los socios del Partido Popular, mas ocupados en mirar hacia otro lado y mantener sus posiciones de poder, que en atender los problemas que realmente preocupan a la población. La crisis en Grecia, los refugiados que han ido muriendo en el mar, son síntomas de una Europa-club de países ricos, donde todos aquellos valores que nos vendieron no eran mas que un camelo para convencer a la población.

Pero Catalunya está dispuesta a continuar su camino cueste lo que cueste, se ha contenido todo lo que ha podido ante las humillaciones recibidas por parte del gobierno de Rajoy, pero ha dicho basta. Las movilizaciones, los actos de protesta, los bloqueos van a continuar y seguramente a incrementarse en el futuro. EspaĖa ha elegido el peor camino para resolver el problema: el violento, el de la razón de la fuerza y el de la humillación, mas típicos de un virreinato que de un país democrático del siglo XXI como asegura ser.

Curiosamente, aquellos que reclaman que se siga la legalidad en Catalunya, los que afirman con vehemencia que un gobernante no puede incumplir la ley, son los mismos que se encuentran en el punto de mira del jefe de la UDEF como presuntos corruptos, ya que al parecer, “indiciariamente” se encuentran en los famosos “papeles de Bárcenas como perceptores de ingresos no debidos.
Pero aquí nadie dimite, ni siquiera aparece en los medios, el congreso o el senado para defenderse o esclarecer qué hay de cierto en las palabras del seĖor Manuel Marocho, inpector jefe de la UDEF.
Quizás lo mas triste, e incomprensible, es el silencio de Europa ante estos hechos, el apoyo que continúa ofreciendo al gobierno de Rajoy a pesar de los escándalos que día a día van surgiendo como las setas en otoĖo.

Volviendo al tema, cabe destacar la importancia de los CDRs y el protagonismo que van a tomar en el futuro del camino hacia la independencia de Catalunya. “La  revolució dels somriures” murió con la encarcelación de los “Jordis” y los “consellers” cesados con la aplicación (de dudosa legalidad) del artículo 155. Muchos ciudadanos se han dado cuenta que solamente con buenas intenciones, caceroladas, manifestaciones pacíficas, declaraciones de intenciones, etc. no se desencalla el problema que les afecta y ahí es donde sin duda ganará importancia la fuerza de los CDR que ayer demostraron ser capaces de parar, pacíficamente, un país a pesar de que las fuerzas de seguridad hagan lo imposible por impedirlo.

Catalunya ayer lanzó de nuevo un mensaje pacífico: Tiene el control del territorio, y si es necesario volverá a demostrarlo.

Tengo la sensación de que esto no ha hecho mas que empezar.