Albert Sabater Pla

Inicio    Biografía    Novelas    Artículos    Comprar   Contacto

Albert Sabater Pla

Sígueme en la
s redes sociales
  


   









El esperpento de la política del PP.






El esperpento esperpentizado, ņQuién lo desesperpentizará? El desesperpentizador que lo desesperpentice buen desesperpentizador será.

Desde que ha empezado la campaĖa electoral, el Partido Popular está desatado.
Quizás será por que saben que tienen mucho que perder en estas elecciones, o mas bien poco, según se mire, pues el descalabro que ha ido sufriendo elecciones tras elecciones han sido sonados hasta el punto de convertirse en un partido residual en Catalunya sin un futuro, a no ser que sea impuesto.

Su técnica política parece estar basada en una especie de camorrismo continuo donde la descalificación gratuita del oponente, la provocación, ofensa y agravio son parte esencial de su esencia política.

Su propuesta política está vacía de contenido, solamente entraĖa mostrar a sus adversarios como protagonistas de un caos inexistente, un embrollo que ha sido provocado precisamente por ellos mismos y una inestabilidad fruto de la irresponsabilidad política de su hermano mayor.

Desesperados por la debacle que se prevé en las elecciones del próximo 21 de diciembre, el proceder dantesco, ridículo y febril está a la orden del día por los componentes de todo el partido.
Como animal acorralado, solamente les queda el ataque, el ladrido desesperado, bramido agobiado… del que no encuentra salida a la necesidad de imponerse por encima de los resultados electorales que cada vez le van acorralando mas y mas.
La única salida ha tenido que imponerla su hermano mayor, su pariente mesetario,  con la aplicación del 155, rompiendo así el sosiego y la estabilidad que vivía Catalunya hasta entonces.

El esperpento, esperpentizado… modelo grotesco de política que persigue la risotada fácil del borrego incapaz de pensar por si mismo, de darse cuenta de la atrocidad propuesta por el Partido Popular, de la ilegitimidad de unas elecciones convocadas como respuesta al desacuerdo de lo aprobado legítimamente por un Govern elegido legalmente por los catalanes. Ceguera estúpida que no deja ver con claridad que lo que ha ocurrido en Catalunya puede ocurrir en cualquier comunidad bajo cualquier pretexto para arrebatar los derechos, incluso los mas fundamentales a razón de la llamada “unidad” una unidad mas desunida que nunca.

Será usual a partir de ahora y durante los quince días que dura la campaĖa electoral ver a estos seĖores hacer gala de su mas que discutible seriedad política, acudiendo a la mentira, a la falsedad, a la descalificación gratuita del independentismo con tal de ganar.

Pero, ņQué significa ganar para el PP? ņAceptar la corrupción? ņLa manipulación de los medios de comunicación?

En estas elecciones no se trata de elegir solamente entre independentismo o unionismo, se trata de elegir entre formar parte de un estado en proceso de podredumbre política y social o la ilusión por un nuevo país progresista que quiere y desea avanzar social y económicamente.

Juzguen ustedes mismos, pero luego, no se quejen si resulta que de lo prometido, solo queda la deuda, como en EspaĖa…