Albert Sabater Pla

Inicio    Biografía    Novelas    Artículos    Comprar   Contacto

Albert Sabater Pla

Sígueme en la
s redes sociales
  


   









El "ciudadano" oscuro.






Muchos han tachado a Ciudadanos como el “Podemos de derechas”, incluso he podido leer en las redes especulaciones que apuntan que tras esta idea hay algún que otro importante y conocido empresario afín a la derecha espaĖola que es quien financia al partido de Albert Rivera e Inés Arrimadas. Todo rumores, naturalmente.

Por si esto no fuera suficiente para sospechar de la transparencia del partido que preside Rivera, sea moral o económica, el pasado 30 de diciembre nos levantábamos con la sorpresa o quizás no tanto, de que el Tribunal de Cuentas del Estado no daba por válida la contabilidad del partido en cuestión al encontrar  “demasiadas incidencias, diferencias y discrepancias” que limitan el examen en relación a la fiscalización que hace el Estado respecto a las subvenciones públicas que reciben los partidos.

 Para ser justo, hay que decir que no es el único partido en el que se han encontrado ciertas irregularidades, se suman a la lista IU, EH Bildu, ConvergŹncia, Compromís, Aralar, Eusko Alkartasuna y Partido Aragonés. Según el Tribunal de Cuentas, no se trata de un caso aislado, pues ya ocurrió en anteriores ocasiones. Al precer, Ciudadanos tiene por costumbre correr un muy tupido velo sobre sus cuentas y sobretodo sobre los emisores de sus donaciones.

Lo que quizás no pasa tan inadvertido es que precisamente Ciudadanos, que se ha pasado la vida, sobretodo la campaĖa electoral en Catalunya, llenándose la boca como el “salvador y mesías” que iba a limpiar el sistema de la corrupción existente, mantenga el oscurantismo en sus cuentas, pacte con el PP de la Gurtel y la púnica y el PSOE de los ERES.

Si ya costaba creer que se trataba de un partido de “centro izquierda” como rezaba la definición de su ideología, la corrección, “socialismo democrático” aún parece mas inverosímil si nos tomamos la molestia de seguir el rastro que van dejando día a día como hechos palpables de su ideología verdadera.

Las mentiras de Inés Arrimadas tras la amarga ventaja en las elecciones al Parlament de Catalunya han sido ejemplo de ello: incluso ante una discutible victoria siguió mintiendo y ocultando la realidad a sus electores. Afirmó en la entrevista que le hizo Toni Cruanyes que el “tripartido independentista” había sacado menos votos y menos escaĖos que los unionistas, (2.052.538 y 70 escaĖos los independentistas y 1.875.595 y 57 escaĖos los unionistas). Incluso en algo tan evidente fue capaz de mentir sin sonrojarse, a pesar de que el entrevistador la corrigió en directo.

El “ciudadano oscuro” no es solamente el que mantiene en penumbra sus cuentas, también es el que se define como un partido del pueblo, pero que apoya los ERES,  aboga por el abaratamiento del despido, retrasar la edad de jubilación, quiere privatizar la sanidad, apoya el copago sanitario, y los recortes.

Su habilidad en la campaĖa electoral ha pasado por centrar el motivo de distracción en el diablo que según ellos representa el frente independentista para ocultar lo que realmente es Ciudadanos: un partido de derechas, copia casi milimétrica del Partido Popular, pero mas peligrosa aún por que mientras uno no se sonroja en admitir lo que es, el otro se muestra cual lobo disfrazado de oveja.