Albert Sabater Pla

Inicio    Biografía    Novelas    Artículos    Comprar   Contacto

Albert Sabater Pla

Sígueme en la
s redes sociales
  


   









Aprender de los errores del pasado.





Hay países que han aprendido de su propia historia para construir una mejor, mas moderna, basada en los valores socioculturales del presente y con la mirada fijada en el objetivo de la mejora de un futuro social, cívico y tecnológico. Han conseguido enterrar su pasado para relegarlo a los libros de historia, criminalizando a aquellos que lo merecían para avanzar como una sociedad unida, equilibrada y fiel a unos valores éticos acordes a los tiempos actuales.

Otros, en cambio, han preferido continuar anclados en un pasado grisáceo, anticuado y apolillado del que no quieren huir a pesar de que a su alrededor las llamadas al orden y a la lógica contemporánea son constantes.
 Ignoran, como aquel que se cree superior y mejor que los demás, los mensajes de alerta, de aviso de que su conducta es retrógrada, impropia de una nación avanzada que pone en peligro los derechos fundamentales y la convivencia de los ciudadanos.

Todos conocemos de lo que son capaces los tentáculos del gobierno del PP, y hasta don de son capaces de llegar pero finalmente, Carles Puigdemont ha sido librado del delito de rebelión y puesto en libertad, aunque con condiciones
ya que no ha sido juzgado por este delito.

Parece que fuera de nuestras fronteras las cosas se ven muy distintas. Mientras aquí los medios se han dedicado siempre a criminalizar el proceso, a buscar o incluso crear falsos culpables, fuera han defendido en su mayoría la ausencia de delitos, escandalizándose incluso por las aberraciones antidemocráticas que se han ido sucediendo.
Poco a poco EspaĖa va quedándose sola en su empeĖo por impedir que los catalanes elijan su camino. El resto del mundo ha evolucionado, ya no utiliza los tics autoritarios para gobernar, apuesta por el progreso, la diversidad y el respeto a lo distinto a lo diferente, e incluso los valora.

Si el camino del autoritarismo, el “ordeno y mando”, la construcción de delitos a medida, la ausencia de separación de poderes, la corrupción… continúa como hasta ahora, lo mas probable es que EspaĖa no solamente se encuentre sola jurídicamente, también sus relaciones bilaterales pueden verse seriamente afectadas, después de la presunta colocación de artilugios de geolocalización en vehículos sin el consentimiento de los países en los que han sido utilizados, el ataque a los jueces que han intervenido en la liberación del President y los comentarios despectivos y amenazas de periodistas al pueblo alemán.

EspaĖa, o mejor dicho el gobierno del Partido Popular actúa a la desesperada, como un animal acorralado. Sus tics autoritarios se suceden de forma ridícula y sin sentido, conduciendo a demás al país entero a una crisis institucional sin precedentes que puede afectar directamente el bienestar de los ciudadanos, independientemente si están a favor o no de la independencia.
El enfermizo orgullo espaĖol ha convertido el conflicto catalán en una cuestión de honor en el que para el gobierno del PP la única solución es la humillación, el “descabezamiento” del oponente sin que en ello medie el diálogo, la negociación….